La tercera dosis de Pfizer aumenta los anticuerpos contra ómicron

Las autoridades afganas elevaron este martes a 22 el número de muertos tras un terremoto de magnitud 5.3, ocurrido ayer en un área rural de la provincia de Badghis, en el noroeste de Afganistán, que dejó además cerca de un millar de viviendas destruidas, en su mayoría endebles casas de adobe.

«Con gran tristeza, debo decir que veintidós personas han muerto y ochocientas viviendas quedaron destruidas en diferentes distritos de la provincia de Badghis, especialmente en el distrito de Qadis», indicó a EFE el portavoz del Gobierno talibán Bilal Karimi.

Las labores de asistencia a los damnificados continúan en el lugar y la Administración del Gobierno ha pedido a «todas las agencias relevantes y al Ministerio de Gestión de Desastres que se comuniquen con las familias afectadas para brindar asistencia de emergencia en el área», dijo el portavoz.

El terremoto, de magnitud 5.3, según el Servicio Geológico de Estados Unidos (USGS), afectó varias localidades del distrito de Qadis, provocando el desplome de centenares de viviendas.

Imágenes difundidas de la tragedia muestran al menos un poblado de casas de barro gravemente dañado por el seísmo, además de los cuerpos de un anciano y una niña recuperados de los escombros.

«Todas las muertes se debieron a derrumbes de techos de las viviendas, ya que la mayor parte de la gente de estas zonas son pobres y viven en casas de adobe», dijo a EFE un habitante de la zona, Mirwais Omari.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.